DATE PERMISO

Date permiso de recibir y de descansar;

De saber que lo que estás haciendo es lo mejor y que sí, es suficiente.

Date permiso de parar y celebrar tu vida;

De voltear hacia atrás solo para observar lo que has logrado y aprendido en el camino.

Date permiso de dejar ir la culpa de no-hacer y de no ser productiva.

Date permiso de no tener las respuestas de todo;

De detenerte a contemplar lo desconocido sin expectativas.

Date permiso de llorar todo lo que necesites, de reir todo lo que necesites y de descansar por quanto tiempo sea necesario.

Date permiso de no saber, de no tener todo resuelto;

De soltar tus expectativas y las expectativas que los demás ponen sobre ti.

No siempre la respuesta más lógica o la más eficiente o productiva es la que necesitas en este momento. Tal vez lo que necesites se vea caótico, irracional o insensato a los ojos del mundo. Date permiso de escucharlo.

Date permiso de seguir lo que parece incoherente, irracional o imposible pero que despierte un fuego en tu corazón. Y al mismo tiempo date permiso de no seguir nada ni a nadie y regalarte espacio y quietud para sanar.

Confía en ti misma, en lo que sientes. Entre más escuches a esa voz interior, más fuerte y clara se vuelve. Esta voz, Tu voz, no vino a hacer feliz a nadie, ni a complacer a nadie, ni a adecuarse a un modo de ver el mundo.

Esta voz es tu alma recordándote quien eres. Esta voz te guiará cuando atravieses la obscuridad y la tempestad y te mostrará siempre el camino de regreso a ti misma.

Tu eres tu guru, tu maestra, tu guía. Todo lo que admiras afuera es porque lo tienes adentro. Toda la sabiduría, los consejos, las enseñanzas que resuenan contigo tienen sentido porque viven adentro de ti. La sabiduría no es algo que aprendes, es algo que recuerdas.

Date permiso de ser todo lo que eres en este momento: caótica, sabia, confundida, real, irracional… incluye todo, incluso ese atributo que escondes a ti misma. Permítete ser tu misma sin excusas, sin explicaciones, sin culpa.

Todo el caos y la perfección que te componen son indispensables en tu camino de regreso a casa. Viniste a este mundo con la perfecta cantidad de ego y sabiduría para que pudieses recordar una y otra vez la magnificencia de tu existencia.

Date permiso de confiar en ti misma.

Con amor

Patty




0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo